Rusia – Tintineando https://tintineando.com Blog de viajes por la ciudad y el mundo Fri, 13 Nov 2020 16:40:32 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.7.8 Suzdal, la mágica villa blanca del Anillo de Oro de Rusia https://tintineando.com/suzdal-anillo-oro-rusia/ https://tintineando.com/suzdal-anillo-oro-rusia/#respond Tue, 03 Nov 2020 23:39:14 +0000 https://tintineando.com/?p=2287 Suzdal monasterio de la IntercesiónDe mi viaje por el Anillo de Oro diré que nada iguala a la pequeña Súzdal. Un pueblo monumental como monumental es el paisaje natural que lo rodea.]]> Suzdal monasterio de la Intercesión

De mi viaje por el Anillo de Oro de Rusia diré que nada iguala a la pequeña Súzdal. Un pueblo monumental como monumental es el paisaje natural que lo rodea, que pasa del blanco de la nieve en invierno al más puro verde en verano.

Precisamente, visité Súzdal en verano bajo un tiempo excepcional y con una luz incomparable. Pero he visto imágenes de Súzdal nevado y es igualmente bello. Es la versión rusa del pueblito del cuento de hadas, de la ciudad hecha museo que forma parte de los llamados Monumentos Blancos de Rusia junto a su vecina Vladímir, siendo ambas dos paradas fundamentales del Anillo de Oro.

Súzdal, una ciudad repleta de historia

En la Historia, Súzdal fue capital del Principado de Rostov-Súzdal en el siglo XII y se convirtió en un importante centro religioso, un legado comprobable hoy en día por el gran número de edificios religiosos que tiene: ¡30 iglesias y 5 monasterios!

La larga y recta calle Vasil’yevskaya conduce directamente, desde la estación de autobuses donde nos ha dejado la marshrutka procedente de Vladímir, al centro de la ciudad. Nos da la bienvenida el jardín con el Memorial de la Gran Guerra Patriótica y las pequeñas iglesias de Voskresenskaya y de Kazán. A sus espaldas, la columnata de la Galería Comercial (Torgovyye Ryady) de la plaza del Comercio (Torgovaya Ploshchad), punto de encuentro en el pasado de vendedores y compradores que todavía mantiene parte de aquella esencia comercial.

mercadillo en Suzdal
Mercadillo callejero en la plaza del Comercio.

La galería se eleva sobre el meandro del río Kamenka y permite divisar la curiosa fisionomía de la ciudad. Los diferentes recintos del poder, como el Kremlin o los monasterios, se extienden a lo largo y ancho de los campos que rodean el casco urbano. Me llevo una buena primera impresión desde este punto.

Súzdal es perfecta para recorrer a pie y descubrir cada uno de sus característicos monumentos. Partimos desde el Kremlin, en el sur, para luego continuar por la calle Lenin, arteria principal de la ciudad, y cruzar el río por el norte del casco urbano, junto al monasterio del Salvador y San Eutimio, y finalmente cubrir el lado más occidental.

Kremlin de Súzdal

Es indispensable visitar el Kremlin de Súzdal, el centro del poder de la ciudad, un enorme recinto del siglo XI encajonado en el meandro del río Kamenka y que alberga la catedral de la Natividad de la Virgen, fundada en 1220, que se caracteriza por sus cúpulas azules, las puertas doradas y los notables frescos del interior.

Podemos recorrer con tranquilidad el interior del Kremlin, donde descubriremos también dos curiosas iglesias de madera, la de San Nicolás y la de San Juan Bautista, ambas del siglo XVIII. Nos encontramos con otros edificios, como la Galería de los Arqueros o el edificio arzobispal.

Suzdal Anillo de Oro
El ambiente bucólico y rural de Suzdal, salpicado por las iglesias.

Suzdal, la mágica villa blanca del Anillo de Oro de Rusia

interior del Kremlin de Suzdal
Interior del Kremlin de Suzdal.

Siguiendo la calle Lenin hacia el norte, alcanzamos el resto de monumentos y sitios religiosos de esta maravillosa ciudad. El primero, el Monasterio de la Deposición de la Túnica Sagrada, que cuenta con la torre más alta de Suzdal, el campanario (72 metros), y la catedral de la Deposición. Frente a este conjunto, la estatua de Lenin, siempre presente en las ciudades rusas.

Un poco más adelante descubrimos la iglesia de Nuestra Señora de Smolensk, de finales del XVII, un ejemplo más de los monumentos blancos.

Iglesia de Nuestra Señora de Smolensk en Suzdal
La iglesia de Nuestra Señora de Smolensk.

Monasterio del Salvador y de San Eutimio

Pero, sin duda, la otra joya de Súzdal es el Monasterio del Salvador y de San Eutimio, en el extremo norte de la calle Lenin. Parece una fortaleza. Sus muros lo encierran entre el río Kamenka y la calle Lenin, una vasta empalizada de 1.200 metros de longitud, nueve metros de altura y 12 torres que dan a entender la importancia que tuvo tiempo atrás, protegido frente a cualquier invasión tártara.

Este monasterio fue fundado en el siglo XIV y vivió su gran expansión en los siglos XVI y XVII, gracias al apoyo de nobles y comerciantes. Sus interiores esconden diferentes edificios que forman parte de la historia de Súzdal. Uno de los más llamativos es la catedral de la Transfiguración (s. XVI), con sus siete cúpulas y que ofrece un concierto de carillón cada 90 minutos. Merece la pena conocer los frescos que decoran el interior de la catedral, que datan de 1689.

El recinto acoge las iglesias de la Anunciación, de la Asunción y de San Nicolás, tres notables ejemplos de la arquitectura de la religión ortodoxa. También ha llegado hasta nuestros días la antigua prisión de 1764, época de Catalina la Grande, por la que pasaban disidentes religiosos y que fue reutilizada durante el período soviético. Entre sus presos más famosos, el economista ruso Nikolái Kondrátiev, crítico con las colectivizaciones de Stalin, y el mariscal nazi Friedrich Paulus, que fracasó al mando en la batalla de Stalingrado.

Entrada al monasterio de San Eutimio
Entrada al monasterio del Salvador y San Eutimio.
Exterior de la muralla del monasterio del Salvador
Exterior de la muralla del monasterio del Salvador.
Catedral de la Transfiguración del Salvador en Suzdal
La Catedral de la Transfiguración del Salvador.

Suzdal, la mágica villa blanca del Anillo de Oro de Rusia

Salimos por el exterior de los muros del monasterio para recorrer su perímetro y dirigirnos al río Kamenka para cruzar el puente de madera que nos une con este lado de la ciudad. Allí espera el monasterio de la Intercesión, otro tremendo conjunto monumental caracterizado por sus murallas blancas. Este monasterio fue fundado en 1364 y tuvo función como lugar de exilio para las mujeres rechazadas por los zares.

Tras esta última visita, continuamos hacia el sur para cruzar el río a través del siguiente puente y volver así al centro de Súzdal.

Suzdal monasterio de la Intercesión
Monasterio de la Intercesión de Súzdal.

Comer y dormir en Súzdal

Al tener ese carácter eminentemente rural, dormir en Súzdal es una magnífica oportunidad para hacerlo en algún tipo de casa o alojamiento privado, donde poder conocer un poco más a la gente y probar un desayuno casero. En mi caso, me quedé en Petel, una especie de casa rural donde la propietaria hace lo imposible para hacerse entender sin hablar ni una palabra de inglés, facilitarte un humilde mapa, unas indicaciones y cualquier otra necesidad. ¡Nada como comunicarse con gestos y ruidos!

En Súzdal también puedes probar el hidromiel (medovuja) que se fabrica en la ciudad desde siglos atrás. Hay varios establecimientos para catarlo. En mi caso, paré en Miel Boyarsky (Boyarskiy Med), junto al Memorial de la Segunda Guerra Mundial, donde pude disfrutar de una potente cena casera que me hizo sudar a los pocos minutos de probar bocado. Muy recomendable. Confesaré que llegué un poco constipado por los cambios de temperatura y que entre la sopa borsch y un mejunge que me preparó la dueña, salí de allí en mucho mejor estado.

suzdal restaurante hidromiel
El restaurante Miel Boyarsky (Boyarskiy Med).

Cómo llegar a Súzdal

Súzdal está fuera de la red de ferrocarril, por lo que la mejor manera de llegar es cogiendo alguna de las marshrutkas que conectan desde las ciudades con estación de tren. En mi caso lo hice desde Vladímir, que por su cercanía y pertenencia al Anillo de Oro era la mejor opción. El furgón sale de la estación de Vladímir, donde puedes adquirir el billete sin problema. No esperes ni un autobús de última generación ni carreteras amplias y rectas. ¡Estás en el interior de Rusia!

La marshrutka hace parada en la estación de autobuses de Súzdal, en las afueras de la ciudad. Desde allí puedes ir caminando hasta el centro (20 minutos caminando) o coger un taxi. Sé que hay algunas que también hacen parada en el centro.

Como ves, el patrimonio de Súzdal es inmenso y tu visita dependerá de cuánto quieras adentrarte en la cultura e historia rusas. Tras visitar Súzdal, continué mi periplo por el Anillo de Oro hacia la ciudad de Yaroslavl, cogiendo primero una marshrutka en dirección a Ivánovo para desde allí coger el tren. rumbo a Yaroslavl.

]]>
https://tintineando.com/suzdal-anillo-oro-rusia/feed/ 0
Viaje por el Anillo de Oro de Rusia https://tintineando.com/anillo-oro-rusia/ https://tintineando.com/anillo-oro-rusia/#respond Sat, 25 Jul 2020 10:41:22 +0000 https://tintineando.com/?p=2263 Catedral de la Asunción de YaroslavlUna crónica de mi viaje por el Anillo de Oro de Rusia, una maravillosa zona de ciudades monumentales cercanas a Moscú.]]> Catedral de la Asunción de Yaroslavl

El país más grande del mundo tiene que ofrecer por naturaleza cientos de sitios que justifican un viaje. Está claro que Moscú y San Petersburgo copan el 99% del interés turístico de países como España. Pero Rusia esconde muchos más lugares, algunos no tan alejados. El Anillo de Oro es uno de ellos y es una buena manera de conocer Rusia más allá de sus dos principales ciudades, como si aumentásemos un nivel nuestro listón ruso. Está relativamente cerca de Moscú, requiere pocos días y tiene el suficiente atractivo para ser visitado.

Si vas a viajar a Moscú y tienes unos días de sobra, visitar el Anillo de Oro de Rusia es una opción a tener muy en cuenta. En este artículo te cuento mi experiencia de unos días recorriendo esta Rusia tan diferente respecto a su capital. ¡Bienvenido al Anillo de Oro de Rusia!

Historia del Anillo de Oro

El Anillo de Oro no es más que un itinerario turístico por una serie de ciudades de dorado pasado, previas a la creación del Imperio Ruso y a la consolidación de Moscú como gran ciudad y capital del nuevo país. Son ciudades que crecieron al albur de los diferentes principados, la organización territorial previa al Imperio Ruso, y que han llegado a nuestros días con un rico patrimonio, incluso de tiempos medievales.

El impulsor y creador de esta denominación del Anillo de Oro fue el periodista e investigador ruso Yuri Bichkov, que en los años 60 viajó por varias ciudades del oblast de Vladímir para escribir reportajes turísticos a los que tituló el Anillo de Oro. El interés de Bichkov estaba en las ciudades históricas de los siglos XII a XV que se sitúan al noreste de Moscú. Su idea vio la luz en 1967, cuando se publicó el primer mapa de este recorrido circular que partía y regresaba a la capital rusa.

Hoy, el Anillo de Oro se ha consolidado como uno de los principales destinos turísticos en Rusia y es una magnífica manera de conocer un ambiente que combina la ciudad mediana y el rural, dentro de la idiosincrasia rusa.

Ciudades que componen el Anillo de Oro

Se consideran ocho las principales ciudades que componen el Anillo de Oro. Todas están al norte de Moscú, desde la cercana Sergiev Posad hasta la más alejadas Yaroslavl y Kostromá, ambas en las orillas del río Volga. La ruta atraviesa cinco oblast (Moscú, Yaroslavl, Ivánovo, Kostromá y Vladímir) y tiene una especie de forma circular (de ahí su sobrenombre), lo que permite recorrerla con facilidad.

Las ciudades más importantes del Anillo de Oro son: Sergiev Posad, Yaroslavl, Kostromá, Ivánovo, Súzdal, Vladímir, Pereslavl-Zalesski y Rostov Veliki. Aunque el entorno de las mismas también está salpicado por otras muchas donde se percibe el legado histórico de aquella época.

El viaje

Visitar todas las ciudades del Anillo de Oro me resultaba un tanto difícil según mi planificación, por lo que me decidí por cinco de ellas, intentando hacer un recorrido circular, preferiblemente en tren y con salida y llegada a Moscú. Exceptuando Suzdal, a donde no llega el ferrocarril y hay que buscar transporte alternativo, el resto de ciudades cuentan con estación de tren.

De querer visitar las ocho ciudades principales, habría que disponer de unos cinco días como mínimo y una buena coordinación con los horarios de los transportes.

Empecé el viaje por Vladímir y Suzdal, las dos ciudades que conforman el conjunto de los Monumentos Blancos de Vladímir y Suzdal, declarado Patrimonio de la Humanidad. Luego continuaremos hacia alcanzar el río Volga en Yaroslavl, para volver dirección sur hacia Moscú y visitar Rostov y Sergiyev Posad. Recorreremos el Anillo de Oro en sentido contrario a las agujas del reloj.

Vladímir

Mi primera parada fue en Vladímir. Tenía curiosidad por conocer la Rusia que hay más allá de Moscú y San Petersburgo. Aunque el área de Vladímir tiene unos 350.000 habitantes, el centro parece el de una ciudad pequeña.

Vladímir fue fundada en el siglo XII por el príncipe Vladímir Monomaco, convirtiéndose en un potente centro político y religioso. Ese legado sigue patente en algunos monumentos que conserva la ciudad. Forma parte junto a Suzdal del conjunto de Monumentos Blancos declarado Patrimonio de la Humanidad, el característico color que se reproduce en numerosos edificios históricos de esta zona. Uno de ellos es la catedral de la Dormición, que inspiró después su homóloga del interior del Kremlin de Moscú.

anillo de oro catedral del vladimir
La catedral de la Dormición, en Vladímir
vista de Vladímir
Vista de Vladímir y su catedral.

Pero el icono de Vladímir es su Puerta Dorada, construida en el siglo XII a semejanza de las puertas doradas de las ciudades sagradas ortodoxas, como Kiev, Jerusalén y Constantinopla. Es la única que queda en Rusia. Servía como puerta defensiva de la ciudad y ejercía también como arco del triunfo y pequeño templo. Fue reformada por Catalina la Grande en el siglo XVIII.

El tercer edificio de la época dorada de Vladímir es la pequeña catedral de San Demetrio, construida entre 1193 y 1197. Llaman la atención los grabados que atesora en su fachada, con representaciones de escenas de temática religiosa y pagana.

Desde la calle Georgiyevkaya (Georgiyevkaya Ulitsa) hay una magnífica vista panorámica de la catedral de la Dormición.

Suzdal: la joya blanca

Suzdal es la ciudad más bonita del Anillo de Oro. Su arquitectura blanca es mágica, ofreciendo una Rusia bastante diferente. Aunque, más que una ciudad, es un pueblo de escasos 10.000 habitantes. Si quieres visitar algo cercano a Moscú que sea realmente bonito, pon Suzdal en tu agenda.

>>Ir al artículo: Visita a Súzdal

Suzdal es la única localidad del Anillo de Oro que carece de tren, por lo que hay que viajar en marshrutka. Revisa bien los horarios en la estación y ármate de paciencia para obtener información, ya sabes que este sistema de transporte carece de los estándares de una línea de autobuses regulares y que funciona un poco según vaya ese día. Después, para coger la furgo de Suzdal a Ivánovo me costó un tanto entender cierta información, pasar un par de horas tirado en la estación y la suerte final de encontrarme con la ayuda de una guía turística que hablaba inglés y me aclaró algunas cosas.

Suzdal Anillo de Oro
El ambiente bucólico y rural de Suzdal, salpicado por las iglesias.

Si quieres conocer una Rusia diferente a la metropolitana y estás en Moscú, vete a Suzdal. El pueblo es un conjunto de origen medieval que reúne 30 iglesias y cinco monasterios, una auténtica muestra del poderío que tenía la religión entre los siglos XI y XVIII.

Te contaré más sobre Suzdal en un próximo artículo: Suzdal, la magia blanca del Anillo de Oro (próximamente).

Yaroslavl: la ciudad del oso

Como no disponía del tiempo suficiente para ver el Anillo completo, tocaba dar un salto hasta la ciudad de Yaroslavl. Para llegar hasta allí desde Suzdal, había que hacer un paso previo por Ivánovo, donde cogería el tren. Tras conseguir subirme a la marshrutka de Suzdal a Ivánovo, más un viaje en taxi entre la estación de autobuses y la de tren, cogí plaza en uno de los trenes que unen Ivánovo con Yaroslavl. El trayecto eran unas dos horas y media, aunque el convoy tenía vagones de tercera clase ocupados por algunos viajeros que me hacía pensar que venían de lejos en este país tan grande.

La milenaria Yaroslavl es la ciudad más antigua y poblada del Anillo de Oro, superando el medio millón de habitantes. Está a orillas del río Volga, el río más largo de Europa y gran vía de transporte de la ciudad a lo largo de los siglos. Impacta ver el ancho del río cuando su paso por Yaroslavl no es ni siquiera la cuarta parte de su recorrido hasta el mar Caspio.

Yaroslavl río Volga
El Strelka de Yaroslavl, donde el río Kotorosl se une al Volga.
Catedral de la Asunción de Yaroslavl
Catedral de la Asunción de Yaroslavl.
Yaroslavl interior iglesia profeta elias
Interior de la iglesia del Profeta Elías.

La ciudad cuenta con un bonito paseo en la ribera del Volga hasta su encuentro con el afluente del río Kotorosl, que acota la ciudad y forma una curiosa ensenada, el parque Strelka. El centro de Yaroslavl es muy agradable y manejable, y se organiza en torno a la plaza Sovetskaya. Allí se encuentra la impresionante iglesia del Profeta Elías, cuyos interiores asombran aun cuando llevas ya una semana visitando templos ortodoxos. Los frescos cubren cualquier pared del interior, en un auténtico relato de historias de colores.

De la plaza Sovetskaya emanan varias calles hacia el resto de la urbe. Una de ellas dirige al kremlin de la ciudad, situado a orillas del Kotorosl. La fortaleza es visitable por unos pocos rublos y esconde alguna sorpresa.

El príncipe Yaroslav el Sabio fundó la ciudad en 1010 tras derrotar aquí a un oso considerado sagrado para las tribus que entonces habitaban el lugar. Por ello, hoy el oso es el símbolo de Yaroslavl y está presente en muchos lugares, como en el escudo, en el monumento al oso o incluso en vida, dentro del kremlin. La osa Masha vive allí, enjaulada, a sus 32 años de edad (en 2019), como encarnación del ya milenario símbolo de la ciudad. El animal es de tal importancia que la visita a Masha tiene un suplemento sobre la entrada normal al kremlin.

En Yaroslavl encontrarás también más lugares de interés, como el Teatro Volkov, el primer teatro profesional de Rusia, creado en 1750.

Rostov-Veliki: el kremlin más bonito

Rostov-Veliki (Rostov la Grande) fue la gran sorpresa de mi periplo por el Anillo de Oro. La parada, en la ruta de tren que va de Yaroslavl a Sergiev Posad, fue totalmente improvisada. No tenía claro si parar al menos unas horas. En la guía veía que había un gran kremlin al pie del lago Nero, lo que me animaba a visitarlo. Decidí bajarme del tren y probar suerte. Guardé una cama en el moderno hostal que hay cerca de la estación de tren, por apenas seis euros al cambio, en previsión de quedarme a dormir. Los primeros aspectos del pueblo no eran muy alentadores. Calles sin urbanizar, casas abandonadas y poca gente. Recorrí los muros del kremlin empezando por la parte trasera y a cada paso que daba me autoconvencía para largarme en el primer tren. Una orilla del lago echada a perder, una ciudad muerta y la poca gente que había no transmitía mucha confianza.

En cuanto terminé de dar la vuelta y encontré la entrada del kremlin, crucé los muros y todo cambió de repente. Estaba ante una impresionante fortaleza blanca, blanquísima, con su correspondiente catedral intramuros. Un espectacular conjunto monumental de cúpulas plateadas cuyos orígenes se remontan al siglo XII, aunque las construcciones actuales son del XVII.

De nuevo estamos ante otra catedral de la Asunción. Según di dos pasos dentro de aquella catedral mi asombro aumentó todavía más. Un espacio interior prácticamente a oscuras y tomado por el levísimo rezo ortodoxo de un sacerdote y varias monjas. Las pinturas de las paredes se dejaban ver entre los enormes listones de unos andamios de madera que copaban casi todo el perímetro. Esa era la foto, sin luz, pura austeridad, ni un signo de modernidad. Tocará volver algún día a horas más tempranas para ver esta ciudad en movimiento y conocer el resto de templos, como la iglesia de Hodigitria o la iglesia del Salvador sobre el Zaguán, famosa por su coloridos interiores.

kremlin de Rostov
Exteriores del kremlin de Rostov.
Catedral de la asunción de Rostov
La catedral de la Asunción, dentro del kremlin de Rostov.

Y hasta aquí Rostov, toda una parada sorpresa que pese a su brevedad ha merecido la pena. Como daba tiempo a coger el último tren en dirección Sergiev Posad, decidí no dormir en aquel hostal, ganar un poco de tiempo y seguir la ruta, ya que al día siguiente tocaba visitar una de las principales ciudades del Anillo de Oro y volver a Moscú al terminar.

Sergiev Posad: el Vaticano ruso

A Sergiev Posad se le conoce popularmente como el Vaticano ruso. Está a escasos 60 kilómetros de Moscú y es una parada obligatoria en toda ruta por el Anillo de Oro. Numerosos trenes suburbanos conectan la capital con esa ciudad, por lo que incluso es válida como excursión de un día desde Moscú.

¿Por qué es el Vaticano ruso? Sergiev Posad es, básicamente, la Laura de la Trinidad y San Sergio, principal centro de espiritualidad de la iglesia ortodoxa. Fue fundado por San Sergio de Radonezh, el santo más venerado de Rusia, y es todo un centro de peregrinaje en el país. Una Laura es algo similar a un monacato, una concentración de iglesias o ermitas donde se vive en comunidad, con cierta similitud a un monasterio.

Sus muros, impulsados por Iván el Terrible quien bautizado aquí, esconden catedrales, iglesias y demás elementos religiosos de especial relevancia para la principal religión de Rusia. El conjunto fue elevado a Patrimonio de la Humanidad en 1993.

Sergiev Posad
Entrada principal de la Laura de la Trinidad y San Sergio de Sergiev Posad.
Peregrinos en una iglesia de Sergiev Posad
Peregrinos en una iglesia de Sergiev Posad.
Sergiev Posad
Miles de personas visitan cada día Sergiev Posad.

En Serguiev Posad no me conformaba con admirar tal volumen de monumentos y la grandiosidad de sus interiores. Ante la multitud de personas que allí acudían en peregrinaje, presté atención a observar su comportamiento y la devoción que manifestaban. Comprender que a aquel lugar viajaban gentes venidas desde miles de kilómetros de este vasto país. Rostros ya no tan occidentales como en Moscú, si no con rasgos siberianos o mongoles, euroasiáticos en definitiva.

Cada edificio, cada templo, tenía una razón de ser. Una sola fuente era motivo para acudir hasta allí con varias botellas de agua para rellenar de agua bendita. En el interior de las iglesias, colas para orar ante cada imagen y hacer las ofrendas con las miles de velas que iluminan los siempre oscuros templos ortodoxos.

Por cierto, además de tanta religiosidad, Sergiev Posad es la capital de las matrioshkas, talladas aquí por primera vez en el siglo XIX. Desarrollaré más información sobre Sergiev Posad en un próximo artículo.

Plan de viaje por libre por el Anillo de Oro

  • Día 1:
    • Tren Moscú (estación Kurskaya) – Vladímir
    • Visita Vladímir
    • Marshrutka Vladímir – Suzdal
    • Alojamiento en Suzdal: casa Petel
  • Día 2:
    • Visita Suzdal
    • Marshrutka Suzdal –  Ivánovo
    • Tren Ivánovo – Yaroslavl
    • Alojamiento Hotel Ibis Yaroslavl
  • Día 3:
    • Visita Yaroslavl
    • Tren Yaroslavl – Rostov
    • Visita Rostov
    • Tren Rostov – Sergiev Posad
    • Alojamiento en Hotel Sergiev
  • Día 4:
    • Visita Serviev Posad
    • Tren Sergiev Posad – Moscú (estación Yaroslavskiy)
  • Información, horarios y venta de billetes de los ferrocarriles rusos (RZD): https://eng.rzd.ru/
]]>
https://tintineando.com/anillo-oro-rusia/feed/ 0
Qué ver en Moscú: Guía imprescindible para visitar la capital rusa https://tintineando.com/moscu-que-ver/ https://tintineando.com/moscu-que-ver/#respond Thu, 18 Jun 2020 21:11:04 +0000 https://tintineando.com/?p=2147 Plaza Roja de nocheConoce todo lo que no debes perderte en tu primera visita a Moscú, lo indispensable para disfrutar de cuatro días en la capital rusa.]]> Plaza Roja de noche

Es una ciudad mítica en la historia del mundo. Un icono que pasó de ser la capital de un imperio a la capital de un modelo económico y político que lideró a la mitad del planeta durante casi medio siglo. Hoy continúa siendo una capital mundial, un título honorífico que podemos otorgar a muy pocas ciudades. Moscú es una ciudad indispensable, por ella siguen pasando muchas decisiones, alianzas, tensiones y amenazas. Sin embargo, visitar Moscú sirve para eliminar muchos de esos estereotipos y disfrutar plenamente de esta ciudad. Conoce en este artículo qué ver en Moscú, lo imprescindible para tu primera visita a la capital rusa.

Visitar Moscú

Moscú tiene un aire que te atrapa. Mis sensaciones tras un par de veces allí son comparables a ese primer viaje a Nueva York, cuando es la ciudad la que te absorbe, el tiempo pasa tan rápido que, cuando te das cuenta, llevas allí cinco o seis días. Visitar Moscú tiene ese punto. Es una ciudad gigante, una megalópolis europea que ronda entre los 12 y 16 millones de habitantes (según consideremos la ciudad o el área metropolitana).

Moscú en cuatro días… o en una semana

Las posibilidades para hacer en Moscú son ilimitadas. Pero una estancia mínima debe ser de cuatro días por lo menos. Un plan muy habitual es hacer Moscú y San Petersburgo en una semana, viajando en tren nocturno entre ambas ciudades y dejando tres noches en cada una de ellas. Sin embargo, tras mi segunda visita a la capital rusa, creo que Moscú se merece algún día más.

Teatro Bolshoi de Moscú
El Teatro Bolshoi, referencia mundial de las artes escénicas.

Qué ver en Moscú

Si ves Moscú en vista satélite en Google Maps, descubrirás que en la fisionomía de la ciudad se perciben varios anillos que van envolviendo la urbe desde el centro. Son los anillos de Moscú, que parten desde el propio Kremlin hacia el exterior. El primero de ellos, por ende el más pequeño, es el anillo del Kremlin, donde encontraremos buena parte de los lugares de interés de la ciudad. Kremlin significa fortaleza o ciudadela en ruso, y aunque ahora relacionemos esa palabra con La Moncloa rusa, no es más que eso, la fortaleza histórica de la ciudad.

El anillo del Kremlin

La Plaza Roja

Empecemos la visita a Moscú por el lugar más importante de la ciudad: la Plaza Roja. 330 metros de largo y 70 metros de ancho mide esta barbaridad de explanada que conforma un entorno único. A un lado, los muros del Kremlin con el mausoleo de Lenin a sus pies. Al otro, los fastuosos almacenes GUM. En los extremos, la catedral de San Basilio y el Museo de Historia. Un rectángulo perfecto rodeado de lugares emblemáticos. Detente y contempla a tu alrededor la magia del lugar.

Tumba de Lenin

Al pie de los muros del Kremlin, en el centro, se alza el mausoleo de Lenin, el padre de la Revolución rusa. Un lugar de respeto, que impone según damos pasos en su interior ante la atenta mirada de los guardias que vigilan cada esquina del pasillo que conduce hacia la sala donde está Lenin.

El interior del mausoleo no es más que el cuerpo embalsamado de Lenin que, pese al margen de seguridad que hay que respetar, se distingue perfectamente su figura, con su característica barba. No vale detenerse, hay que seguir. Apenas estarás medio minuto ante el cuerpo expuesto de una de las figuras más importantes de la historia.

tumba de Lenin
El mausoleo de Lenin en la Plaza Roja, con el Kremlin detrás.

Por fuera, a los pies de la muralla del Kremlin, acompañan al mausoleo las tumbas de varios personajes históricos de la patria rusa. Un listado que va desde Yuri Gagarin, el primer hombre que viajó al espacio, hasta el siniestro Josif Stalin, que fue relegado a este pequeño espacio a espaldas del mausoleo de Lenin tras el proceso de desestalinización del país.

Ten en cuenta dos cosas: no se pueden hacer fotos dentro del mausoleo y la cola para entrar puede ser bastante larga, superior a una hora de espera. Consulta los horarios y los días de apertura y no te lo pierdas porque merecerá la pena.

Catedral de San Basilio

Esa mágica y colorida silueta es inconfundible. La catedral de San Basilio, uno de los símbolos más reconocibles de Moscú, sorprende por su tamaño que, ante la inmensidad de la Plaza Roja, se queda en unas dimensiones insignificantes. Si los detalles exteriores de San Basilio ya nos llaman la atención (sobre todo si es tu primera vez en Rusia y no has visitado iglesias ortodoxas), su interior es otra barbaridad de belleza, con detalles a escala milimétrica y nueve minúsculas y laberínticas capillas que hipnotizan a quien las visita.

catedral de San Basilio de Moscú
Los siempre llamativos colores de San Basilio.

El Kremlin: centro de la política rusa

Estás a los pies de uno de los centros de decisión del mundo, el corazón de la política que dirigió la mitad del planeta durante el siglo XX y que continúa en el XXI. Tras los muros se esconde un enorme complejo que aúna política, historia, arte y religión. Esto no es La Moncloa rusa: es mucho más.

Visitar el Kremlin es fundamental en tu primer viaje a Moscú. Guarda al menos una mañana entera (o más) para visitarlo y planifica con tiempo la compra de entradas para evitar las colas de las taquillas.

Almacenes GUM

En el lado contrario al muro del Kremlin se encuentran los almacenes GUM, otro edificio de notable factura que goza de una posición privilegiada en una de las plazas más famosas del mundo. GUM significa en ruso «tienda universal principal» (ГУМ, Главный универсальный магазин) y da nombre a estas galerías comerciales de la época imperial rusa (1890-1893) que han llegado hasta nuestros días, sobreviviendo a revoluciones, guerras, la época comunista y la desintegración de la URSS. Hoy, GUM alberga tiendas de lujo en su gran mayoría, con precios inabarcables para el ciudadano ruso medio.

Paseo por el centro: de la Duma a la calle Arbat

El entorno de la Plaza Roja nos ofrece una interesante área para explorar con un cómodo paseo. Desde la parte trasera de GUM hasta la plaza de Lubyanka, nos encontramos con una zona comercial y peatonal muy agradable. La calle Nikolskaya es una de las principales de la zona, un buen sitio por donde empezar, siempre poblada de gente local y turistas durante todo el día.

La plaza de Lubyanka alberga la sede de la antigua KGB, hoy Servicio Federal de Seguridad (FSB), un imponente edificio que preside la plaza. Allí estuvo el cuartel general de esta policía secreta soviética y de su predecesora, la Cheka, y por su prisión pasaron numerosos presos.

sede KGB Moscú
La sede de la antigua KGB.

Junto al edificio de la KGB está el espectacular centro comercial Mundo de los Niños (Детский мир), que lleva desde 1957 haciendo las delicias de padres y niños con sus seis plantas y más de 200 tiendas. El patio central del edificio llama la atención el gigantesco reloj que llegó a ser el más grande del mundo, con 5.000 piezas y 4,5 toneladas de peso.

La azotea de la juguetería esconde una terraza exterior desde donde se puede observar buena parte de Moscú, especialmente de noche. Una buena oportunidad para ver la ciudad desde las alturas por muy poco dinero.

Continuando la calle Teatral’nyy Proyezd se alcanzan las plazas de los Teatros y de la Revolución, donde se encuentra otro de los hitos del Moscú más conocido por todos: el Teatro Bolshoi. Frente a él, en el lado que corresponde a la Plaza de la Revolución, la estatua de Karl Marx, padre del socialismo.

El último tramo de la calle, antes de regresar a la entrada a la Plaza Roja, esconde el oscuro y sobrio edificio de la Duma Estatal, una de las cámaras parlamentarias del sistema legislativo ruso.

Calle Arbat

La calle Arbat es otra de las calles populosas del centro de Moscú. Se encuentra al oeste de la Plaza Roja y es otro paseo interesante para descubrir el centro de Moscú. En Arbat encontrarás cafés, restaurantes y pequeñas tiendas de recuerdos. El final de la calle te acercará al espectacular edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores, una de las Siete Hermanas de Moscú, los rascacielos de corte estalinista.

Calle Tverskaya

La otrora calle Gorki durante la etapa soviética es una de las vías emblemáticas de Moscú. Parte de la Plaza del Manège, a las puertas de la Plaza Roja, hasta el anillo de los Jardines, en dirección San Petersburgo. Hoy, la calle Tverskaya está considerada una de las más caras del mundo, contando con boutiques, hoteles de renombre y edificios oficiales como el propio ayuntamiento moscovita o el Teatro del Arte. Una buena opción para recorrerla es de noche, cuando la monumentalidad de los edificios destaca todavía más.

El Parque Zaryad’ye

A espaldas de San Basilio, un nuevo parque se ha convertido en un atractivo más para moscovistas y visitantes. El parque Zaryad’ye es un excelente mirador para contemplar el río Moscova, gracias a la pasarela que sobrevuela el río. Pero además, ofrece entretenimiento en sus diferentes espacios y es un buen lugar donde sentarse a descansar, hacer picnic o simplemente contemplar el paisaje local.

parque Zaryad'ye de Moscú
El Kremlin y San Basilio, desde el parque Zaryad’ye.

Río Moscova y catedral de Cristo Salvador

El río Moscova forma un curioso meandro a su paso por el centro de Moscú, con zonas muy agradables para pasear y rincones interesantes para descubrir más esta increíble ciudad. La creación del canal Vodootvodny dividió el río en dos en su parte más céntrica, dejando en el medio una isla, justo delante del Kremlin. Todo formaba parte de un macroproyecto de canales para dar salida a Moscú vía fluvial ¡hacia cinco mares!: el Blanco, el Báltico, el de Azov, el Caspio y el Negro.

El río Moscova con el Kremlin al fondo
El río Moscova con el Kremlin al fondo, desde el puente Patriarcal.
catedral de Cristo Salvador de Moscú
La catedral de Cristo Salvador.

La ribera del Moscova nos conduce hacia el Puente Patriarcal (Patriarshiy most) que une la isla con la catedral de Cristo Salvador, la iglesia ortodoxa más alta del mundo y sede del Patriarca Ortodoxo de Moscú. El templo fue dinamitado en 1931 por orden de Stalin con idea de construir allí el Palacio de los Soviets. La Segunda Guerra Mundial paró el proyecto y la iglesia fue reconstruida en la década de los 90 del siglo pasado.

Desde la catedral parte el anillo de los Bulevares que te conduce hacia calles del centro como Arbat o Tverskaya.

Mercado de Izmailovo

Tras apenas unas horas en Moscú te habrás dado cuenta que las simpáticas matrioshkas te invaden por todos los sitios. No las compres en el centro porque es, literalmente, tirar el dinero. Dedica un día para acercarte hasta el mercado de Izmailovo, en el norte de la ciudad. Encontrarás una auténtica barbaridad de mercado callejero en el interior de un kremlin moderno pero con estética de cuento (fake, vamos). ¡También es un centro de bodas!

Kremlin de Izmailovo en Moscú
Entrada al Kremlin de Izmailovo.

En el mercado de Izmailovo puedes encontrar casi cualquier cosa a muy bajo precio. Desde matrioshkas de todo tipo o souvenirs al uso, hasta antigüedades nostálgicas como cartelería, pines, medallas, periódicos, gorras o viejas señales. Dedícale una buena mañana al final de tu viaje para explorarlo con calma y llevarte un buen recuerdo soviético.

  • Horario de apertura del mercado de Izmailovo: de 9 a 17 horas todos los días.
  • Parada de metro: Partizanskaya (línea 3) o Izmailovo (línea 14)
  • Más información: web oficial del Kremlin de Izmailovo

Museo de la Cosmonáutica

La carrera espacial fue uno de los episodios clave de la Guerra Fría. La URSS tomó la delantera al ser el primer país en enviar un satélite (Sputnik) y un hombre al espacio (Yuri Gagarin). Todos los triunfos y logros rusos en la carrera espacial se resumen en el Museo de la Cosmonáutica, un fantástico espacio que es parada casi obligatoria en una visita a Moscú.

El exterior del museo ya es sorprendente. Con el impactacte Hotel Cosmos delante (inaugurado para los JJOO de Moscú 80), el Monumento a los Conquistadores del Espacio despega del edificio del museo como un cohete de titanio hacia el cielo. Mide 107 metros y fue inaugurado en 1964, siete años después del lanzamiento del Sputnik. A sus pies, el Pasillo de los Cosmonautas, un verdadero memorial en recuerdo a las principales figuras del programa espacial soviético.

Monumento a los Conquistadores del Espacio
El Monumento a los Conquistadores del Espacio y el Museo de la Cosmonáutica.

De puertas adentro, el museo esconde joyas como la cápsula espacial de Gagarin, piedras de la Luna, una bandera de la URSS entregada por el propio Nixon o una curiosidad para los españoles: un mono espacial de Pedro Duque.

  • Horarios de apertura: de 10 a 19 horas (lunes cerrado)
  • Parada de metro: VDNKh (línea 6)
  • Más información: web oficial

VDNH

Casi con el mismo orgullo patrio que la carrera espacial se percibe el vecino VDNH (ВДНХ), acrónimo de Vystavka Dostizheniy Narodnogo Khozyaystva, que significa algo como Exposición de los Logros de la Economía Nacional, aunque también se llama Centro Panruso de Exposiciones. Este concepto que puede sonar un tanto arcaico y poco interesante a nivel turístico, esconde un centro de exposiciones fantástico donde puedes encontrar de todo. Ya solo con pasear por el recinto al aire libre la visita merecerá la pena, con monumentos, pabellones, fuentes y puertas de estilo estalinista a cada paso.

El VDNH es una especie de feria de muestras donde cada antigua república soviética tenía su pabellón donde exponer sus logros y culturas para acrecentar el éxito del modelo soviético. Algunos pabellones de las ex repúblicas todavía mantienen su temática original y son buenos lugares donde conocer un poco más acerca de estos lugares, hoy ya estados independientes, como Armenia, Belorrusia o Ucrania.

fuente de la Amistad de los Pueblos del VDNH
La fuente de la Amistad de los Pueblos, en el VDNH.

Junto a estos pabellones, el VDNH alberga algunos museos muy intesantes, como el de máquinas arcade rusas o el pabellón del espacio. De hecho, en la plaza de la Industria se exhiben varias aeronaves como el cohete espacial Vostok, un Yak-42 o un caza Su-27. El recinto es también un espacio para eventos al aire libre, tales como exposiciones, festivales o shows.

Por supuesto, el VDNH está lleno de referencias y alegorías al socialismo y el trabajo obrero, y cuenta con su propia estatua de Lenin.

  • Días y horas de apertura: recinto abierto durante todo el día. Para algunos museos: consultar horarios específicos.
  • Parada de metro: VDNKh (línea 6)
  • Más información: web oficial

La Colina de los Gorriones y la Universidad

Otro lugar emblemático de Moscú es la llamada Colina de los Gorriones (Vorobyovy Gory), una zona alta cercana al río Moscova en la parte suroeste de la ciudad. Un moderno teleférico que parte del mítico estadio Luzhniki conduce hasta la colina, ofreciendo una magnífica panorámica sobre el río. La Colina de los Gorriones se eleva unos 80 metros y es uno de los mejores miradores sobre Moscú.

teleférico Colina de los Gorriones de Moscú
El teleférico que sube hacia la Colina de los Gorriones.
Vista nocturna Universidad de Moscú
La impresionante Universidad Estatal de Moscú, de noche.

Pero la estrella de la Colina de los Gorriones es la sede de la Universidad Estatal, sin duda uno de los edificios más bonitos y espectaculares de Moscú. Su posición central en lo alto de la colina realza todavía más su altura y su figura. Y es que las dimensiones del edificio son mastodónticas: 240 metros de altura (con la aguja), 36 pisos, 5.000 habitaciones y 33 kilómetros de pasillos. La foto la tendrás que hacer desde lejos, pero después acércate para ver sus detalles. Tardarás un buen rato en dar una vuelta al perímetro del edificio.

Las Siete Hermanas de Moscú

El edificio de la Universidad Estatal forma parte de las Siete Hermanas, los rascacielos estalinistas de Moscú. Las otras seis hermanas se reparten por otras zonas del centro de la capital rusa por lo que seguro que ves alguna otra de cerca. Todas formaban parte de un proyecto para conmemorar el octavo centenario de la fundación de Moscú, celebrado en 1947. Aunque no eran siete, si no nueve, pero dos no pasaron del papel. Encontrarás edificios del mismo corte en Varsovia (Palacio de la Cultura), Kiev o Riga.

El metro de Moscú: el museo bajo tierra

No puedes irte de Moscú sin visitar el más bello museo subterráneo del mundo: el metro de Moscú. Jamás habrías imaginado ver estaciones de metro como estas. No todo el metro moscovita es monumental (las estaciones modernas forman parte de otro estilo), pero sí las paradas principales y antiguas del centro, donde puedes encontrar espectaculares y lujosas decoraciones, no solo de corte socialista.

Algunas de las paradas más bonitas del metro de Moscú son:

  • Kievskaya
  • Komsomolskaya
  • Plóshchad Revolutsii
  • Arbatskaya
  • Slavyansky Bulvar
  • Park Pobedy

No solo te impactará la belleza del metro de Moscú, si no también sus dimensiones. Tiene 14 líneas y unos 400 kilómetros de longitud. Es uno de los más profundos del mundo, alcanzando cotas de 84 metros de profundidad en la estación Park Pobedy (Parque de la Victoria), la cuarta más profunda del mundo, donde hay escaleras mecánicas de 125 metros de largo. El carácter añejo de muchos de sus trenes no está reñido con un eficiente servicio y frecuencias de apenas 1-2 minutos entre trenes.

Esto no es más que una guía de lo indispensable que ver en Moscú, pero como decíamos al principio la capital rusa ofrece muchísimo más que explicaré en nuevos artículos.

]]>
https://tintineando.com/moscu-que-ver/feed/ 0
Las Siete Hermanas: Los rascacielos estalinistas de Moscú https://tintineando.com/siete-hermanas-moscu/ https://tintineando.com/siete-hermanas-moscu/#respond Sun, 31 May 2020 20:30:03 +0000 https://tintineando.com/?p=2126 Hotel Leningrado MoscúLas Siete Hermanas, los rascacielos estalinistas de Moscú, son todo un referente de la arquitectura soviética un atractivo turístico más de la capital rusa.]]> Hotel Leningrado Moscú

Son sin duda algunos de los edificios que más impactan a quien visita Moscú por primera vez. Las Siete Hermanas, el conjunto de rascacielos de la época estalinista de la capital rusa, son todo un referente de la arquitectura soviética con mayúsculas y constituyen un atractivo turístico más de Moscú. De hecho es muy fácil detectarlos mientras se recorre la ciudad, gracias a su inconfundible estilo coronado con pináculos y una estrella. Una buena actividad para hacer en Moscú es ir a ver de cerca estos siete edificios y dejarse impresionar por su tamaño y sus detalles. Vamos a descubrirlos en este artículo.

Podríamos llamarlo el tour de las Siete Hermanas de Moscú. El tamaño gigantesco de esta ciudad hace que nuestra visita nos lleve un buen puñado de horas ya que los rascacielos se reparten a lo ancho de la geografía moscovita. No todos están en el corazón de la ciudad. Seis de ellos se sitúan en el entorno del Anillo de los Jardines y solo uno está en una ubicación más o menos turística, al final de la calle Arbat.

Las Siete Hermanas fueron construidas en los años 40 y 50 del siglo pasado para conmemorar el octavo centenario de la fundación de Moscú, celebrado en 1947. El proyecto contaba con dos edificios más que no vieron la luz, el edificio administrativo Zaryadye y el Palacio de los Soviets, que iba a alcanzar los 415 metros de altura y contaría con una estatua de Lenin de 100 metros!

Además, podrás ver más hermanas en otras ciudades de pasado soviético, como en Varsovia (Palacio de la Cultura), Kiev o Riga, entre otras.

Mapa de las Siete Hermanas de Moscú

La Universidad Estatal de Moscú

Puede ser el edificio más espectacular de Moscú. La Universidad Estatal de Moscú impresiona por su grandioso tamaño, tanto a lo ancho como a lo alto, impulsado más si cabe al ubicarse en la Colina de los Gorriones, una de las zonas altas de la ciudad. Este edificio fue el más alto de Europa entre 1953 y 1990.

Las cifras del rascacielos de la Universidad Estatal no dejan lugar a dudas:

  • Altura: 240 metros (con la aguja)
  • Tamaño de la aguja: 57 metros
  • Peso de la estrella: 12 toneladas
  • Pisos: 36 (parte central)
  • Construcción: 1949-1953
  • Habitaciones: 5.000
  • Pasillos: 33 kilómetros

La silueta de la Universidad Estatal fue el logotipo elegido para los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980. Conviene acercarse bien y dar una vuelta al perímetro del edificio para contemplar los detalles que decoran las fachadas, así que reserva una hora para caminar en torno a él.

Universidad Estatal de Moscú de noche
La sede central de la Universidad Estatal, probablemente uno de los edificios más bonitos de Moscú.

Hacer una excursión hasta la Colina de los Gorriones para ver el rascacielos de la Universidad es una buena idea para conocer esta parte de Moscú. Una opción es ir en metro hasta el mítico estadio Luzhniki para desde allí coger el nuevo teleférico que cruza el río Moscova y se eleva hasta parte de la colina.

Ministerio de Asuntos Exteriores

El rascacielos del Ministerio de Asuntos Exteriores es el más accesible para el turista tradicional, ya que se encuentra al final de la popular calle Arbat (metro Smolenskaya). Mide 172 metros y cuenta con 27 pisos en su parte central. Su estética recuerda un poco a Gotham, la ciudad ficticia de Batman.

Este es el único de los siete rascacielos que no está coronado por una estrella soviética, sino que tiene simplemente la aguja. Un poco más abajo, en un cuerpo central, un gran escudo de piedra de la URSS.

Ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú
El Ministerio de Asuntos Exteriores es la única «hermana» sin la estrella socialista.

Edificio de viviendas de Kotélnicheskaya Náberezhnaya

Otro rascacielos fácilmente identificable en tu primera visita a Moscú es el edificio de viviendas de Kotélnicheskaya Náberezhnaya. Este mastodonte es visible desde el parque Zaryad’ye (hay pasarela perfecta para fotografiarlo), cercano a la Plaza Roja. La torre central de este edificio residencial alcanza los 176 metros de altura y 32 plantas.

La idea original para la construcción de este rascacielos era la creación de viviendas para elites con establecimientos comerciales y de ocio en el mismo edificio, aunque en él también vivieron algunos personajes célebres del mundo de la cultura. Para mi gusto es, tras la Universidad, la otra hermana de más hermosa factura, por su posición mirando al Kremlin desde el cruce de los ríos Moscova y Yauza, con una presencia inigualable sobre esta parte de la ciudad.

Hoy es posible alojarse en este edificio, ya que algunas de sus viviendas están registradas en AirBnB. ¿A que apetece dormir en uno de estos gigantes moscovitas?

edificio Kotélnicheskaya Náberezhnaya Moscú
El elegante edificio de Kotélnicheskaya Náberezhnaya, visto desde la pasarela del parque Zaryad’ye.

Hotel Ucrania

Fue el hotel más alto del mundo hasta 1976. El Hotel Ucrania alcanza los 34 pisos y 198 metros de altura, siendo la segunda hermana más alta. Se construyó entre 1953 y 1957 en la parte occidental del centro de Moscú, junto al río y enfrente de la sede del Gobierno ruso, en la continuación de la avenida Nueva Arbat.

El Hotel Ucrania cuenta con 505 habitaciones, 38 apartamentos y 5 restaurantes entre otras instalaciones y alberga una colección de pintura del siglo XX. Entre las obras más destacadas, un impresionante diorama de Moscú de casi 100 metros cuadrados de área. Está en el vestíbulo del hotel.

Hotel Ucrania de Moscú
El impresionante Hotel Ucrania, uno de los más grandes de Moscú.

Hoy, este hotel de cinco estrellas es gestionado por la cadena Radisson. Es posible visitar el Hotel Ucrania sin estar alojado allí. En la planta 33 hay una terraza de observación 360º desde donde se obtiene una de las mejores vistas de Moscú. La entrada cuesta 1.000 rublos (unos 13 euros) e incluye una consumición.

Edificio de la plaza Kudrinskaya

Cerca del Hotel Ucrania y del Ministerio de Asuntos Exteriores, se encuentra la hermana de la plaza Kudrinskaya, un edificio pensado para tener apartamentos de lujo y acoger a la elite rusa de la época. Fue construido entre 1948 y 1954 y mide 160 metros (22 plantas) por la parte de su torre central, coronada también por una estrella roja.

Este rascacielos continúa con su función original, con más de 450 apartamentos en su interior. Podemos encontrar algunos para alquiler turístico en AirBnB. Tiene algunas curiosidades de la época comunista, como el búnker subterráneo para sus habitantes, o que sus plantas superiores las ocupaba el KGB para espiar a la cercana Embajada de los Estados Unidos. ¿Te animas a pasar unos días en un edificio que respira a espionaje?

Edificio de viviendas Kudrinskaya en Moscú
Edificio de viviendas Kudrinskaya.

Hotel Leningrado

Todavía queda algún edificio con la anterior denominación de San Petersburgo. El Hotel Leningrado (Hotel Leningradskaya) es la más pequeña de las Siete Hermanas (134 metros y 26 plantas) pero no por ello la más discreta. Su interior alberga una suntuosa decoración que mezcla el neoclasicismo con el realismo soviético. Abrió sus puertas en 1954 con la idea de ser el hotel más lujoso de Moscú. De hecho la lámpara de la escalinata principal obtuvo un récord Guinness por su tamaño.

Esta hermana se sitúa en la plaza Komsomolskaya, o plaza de las tres estaciones, ya que en ella se encuentran las estaciones de tren de Leningradsky, Yaroslavsky y Kazansky, desde donde parten líneas hacia San Petersburgo, Volvogrado, Kazán o la red del Transiberiano. En la actualidad, el Hotel Leningrado es el Hotel Hilton Moscow Leningradskaya, todo un icono moscovita.

Hotel Leningrado Moscú
El Hotel Leningrado (derecha) con el edificio de la plaza de Puerta Roja al fondo.

Edificio de la plaza de la Puerta Roja o Krasnye Vorota

No muy lejos del Hotel Leningrado, este edificio situado en la plaza de Puerta Roja (Krasnye Vorota) fue construido para acoger el Ministerio de Industria Pesada, aunque en la actualidad alberga dependencias de diferentes administraciones públicas y varias alas con unas 300 viviendas. Su construcción se llevó a cabo en 1953, alcanzando una altura de 133 metros hasta la estrella roja de la aguja.

El rascacielos tiene acceso directo a la estación de metro de Krasnye Vorota, traducción de Puerta Roja. Este nombre hace referencia a la antigua puerta que se ubicaba en este lugar, siendo la última de las múltiples puertas y arcos del triunfo que poblaban el Moscú del siglo XVIII. Fue derribada en 1927, por la ampliación del Anillo de los Jardines que precisamente pasa por este lugar.

Edificio de plaza de Puerta Roja de Moscú.
El rascacielos de la plaza de Puerta Roja.
]]>
https://tintineando.com/siete-hermanas-moscu/feed/ 0